DATOS PERSONALES

Mi foto
* Escritor y periodista especializado en los aspectos políticos de la globalización. * Presidente del Consejo del World Federalist Movement. * Director de la Cátedra de Integración Regional Altiero Spinelli del Consorzio Universitario Italiano per l’Argentina. * Profesor de Teoría de la Globalización y Bloques regionales de la UCES y de Gobernabilidad Internacional de la Universidad de Belgrano. * Miembro fundador de Democracia Global - Movimiento por la Unión Sudamericana y el Parlamento Mundial. * Diputado de la Nación MC por la C.A. de Buenos Aires

viernes, 3 de julio de 2009

Publicaciones



ECCE VATTIMO: ¿EL PAPA O MARX?
Publicado en la Revista "Contraeditorial". 30 de Junio de 2009

No parece casual que Gianni Vattimo haya elegido aludir a Ecce homo (He aquí el hombre), una frase de Poncio Pilatos convertida en libro de Nietzsche, para titular su obra, Ecce comu - Cómo se llega a ser lo que se era. No es casual, digo, porque la ambición de Vattimo, ex diputado al Parlamento Europeo por los DS (Democráticos de izquierda) italianos, se parece bastante al “Yo me lavo las manos” ponciopilatiano, cuyas razones acaso haya que buscarlas en el temperamento nietzcheano-dionisíaco que suele acompañar a los artistas y los hombres de letras (“Ser comunista significa… aceptar esta vocación vanguardista de la política. La apuesta… es análoga a la de la vanguardia artística: negarse a hacer política como si estuviéramos en una situación normal”, asevera) y que es tan útil en las artes como nefasto en la política, esa gris actividad que no se basa en los chispazos geniales y las visiones absolutas sino en el trabajo lento y paciente sobre la realidad realmente existente, en la búsqueda de equilibrio entre lo deseable y lo posible y en la gris y muchas veces hartante disciplina de la cotidianeidad.
De manera que Vattimo abandona, por medio de este libro, la “ilusión europea” en la que creyó como “programa realista de la izquierda”, según escribió en tiempos de asumir su puesto en el Parlamento Europeo de Estrasburgo, en beneficio de volver a ser –en una vuelta aristotélico-heideggeriana a los orígenes- “lo que era”, es decir: un catocomunista convencido de la posibilidad de equiparar el “futuro del comunismo” con el “futuro de la religión”. Y bien, ya bastante escribió Marx sobre estas paparruchadas como para que tengamos que recordar, un siglo y medio después, sus frases despectivas: socialismo reaccionario, comunismo primitivo, socialismo romántico y feudal; en suma, las diferentes escuelas dogmáticas y emocionales cuyo rasgo común es el rechazo de toda forma científica de pensamiento y la ignorancia de las leyes de la economía, dos aspectos a los que Marx dedicó la mayor parte de su vida, como señala el título de su mayor obra: El Capital. (...)
CONTINÚA (...) Para leer la nota completa, en su versión original, hacer click aquí.

3 comentarios:

laperinola dijo...

Muy bueno el artículo. Hay muchos párrafos excelentes. Y la frase..."Pocas cosas más tristes hay en el mundo que ser feliz y estar en lo cierto pero no darse cuenta ni comprender las razones de esa felicidad, desatando por lo tanto una tragedia –una tragedia del pensamiento, al menos– que sólo tiene como causa la propia necedad"., ya la cité en mi blog (con su permiso).

También me gustó el párrafo (irónico) sobre la migración de los trabajos de Eutopa y USA a Asia.

Lo leo muy seguido.

Fernando A. Iglesias dijo...

Muchas gracias señorita Perinola. Ojalá caiga en TODOS TOMAN y no en TODOS PONEN.

Raymond Aron dijo...

Interesante comentario, Iglesias. Marx puso en efecto la mayor parte de su vida en ignorar las leyes de la economía (o confundirlas con juegos de palabras, como su delirante teoría del valor y la plusvalía del Tomo I del Capital) y violar la lógica (por vía de la dialéctica hegeliana puesta al servicio de un autoritarismo diferente del prusiano) para explicar el ascenso a los cielos del comunismo igualitario por vía de la dictadura del proletariado.
Marx perdió en forma en la Primer Internacional (en la que el nacionalismo lasalleano fue más popular) y se consoló criticando el programa del Gotha con la propuesta de la desdichada dictadura que produjo 70 años de miseria, mató 40 millones de hambre y una cifra similar en campos de "reeducación" del archipiélago Gulag a las pirámides de calaveras de Lon Nol.
El querer volver al comunismo en un mundo en que quedan sólo 5 países de esa denominación (Cuba, Laos, Corea del Norte, Mongolia y China) con alguno de ellos "haciendo trampa" para crecer con el mercado (como China) de los 16 que había en 1970 es algo que sólo se explica en los PC satélites europeos, que siempre vivieron la buena vida burguesa en París, Torino, California o Londres gracias a las generosas remesas del CC de la difunta URSS -y ahora del inefable Hugo Chávez-.
Para quienes quieren mirar para atrás y comprender qué salió mal para no repetirlo, recomiendo:
Aron (1956) El Opio de los Intelectuales
Brown, Archie (2006) The rise and fall of communism. Oxford University Press
Judt, Tony (1992) Past imperfect: French intelectuals 1944-1956. University of Berkeley
y (2008) Reappraisals: reflections on the forgotten twentieth century. Penguin
y un muy logrado e inesperado libro sobre la evolucion y fantasías del socialismo de
Joshua Muravchick (2002) Heaven on Earth: the rise and fall of socialism. Encounter books cuy titulo ya dice mucho.
Por supuesto, quien quiera leer una detallada disección y refutación de Marx, Engels, Lenin y sus discípulos, están los tres tomos de Leszlek Kolakowsky (1978,2005) Main currents of marxism. Norton
El único lugar aparte del ámbito académico donde el marxismo y el socialismo ortodoxo sigue siendo objeto de discusión y no un adjetivo descalificativo es la América Latina bajo la "narcotizacion chavista" como la calificó el amigo Octavio Paz en un articulo del blog que le recomiendo LOs tres mejores gobiernos de América Latina: 25 años de resultados comparados (http://www.discepolin.com/2009/07/los-tres-mejores-gobiernos-de-america.html)