DATOS PERSONALES

Mi foto
* Escritor y periodista especializado en los aspectos políticos de la globalización. * Presidente del Consejo del World Federalist Movement. * Director de la Cátedra de Integración Regional Altiero Spinelli del Consorzio Universitario Italiano per l’Argentina. * Profesor de Teoría de la Globalización y Bloques regionales de la UCES y de Gobernabilidad Internacional de la Universidad de Belgrano. * Miembro fundador de Democracia Global - Movimiento por la Unión Sudamericana y el Parlamento Mundial. * Diputado de la Nación MC por la C.A. de Buenos Aires

lunes, 25 de febrero de 2008



CARRETERAS PERDIDAS

(Publicado por "Noticias & Protagonistas" 26/02/ 2008)

Mientras el Gobierno lanza con bombos y platillos la licitación para el servicio de tren bala, algunos se preguntan si es un gasto necesario. Particularmente cuando las falencias en rutas se cobran más víctimas cada día. No se hacen caminos, pero se proyectan obras faraónicas. Incongruente.
Desde que la presidenta Cristina Fernández lanzó el Plan de Seguridad Vial han aparecido muchas más voces en contra que a favor. Si bien a simple vista el anuncio está muy bien, y varias de las medidas a adoptar son adecuadas, cuando se mira más en detalle se empiezan a notar las grietas de un Gobierno que termina siendo mucho más parecido de lo que cree a aquello que critica. Porque la proyección de instalar un tren bala que una Capital con Córdoba y otro con Mar del Plata, suena ilógico cuando todavía falta mucho por hacer en materia vial.
La Argentina tiene unos índices preocupantes en ese apartado, y es uno de los países que lidera los números de muertes ocurridas en rutas y calles. Como dicen los especialistas, muchas veces esto se debe al error humano, a fallas de la conducción pero también, otras tantas, a los problemas de infraestructura que tienen las rutas del país, que ‘invitan’ a que ocurran los accidentes. Se habla de caminos construidos en la década del 30, tan obsoletos como inútiles para el tránsito que recorre hoy el país.
Como muestra de la preocupación que existe sobre este tema, el diputado de la Coalición Cívica Fernando Iglesias presentó en el Congreso un proyecto sobre seguridad vial que completaría y mejoraría el que anunció Cristina Fernández. El legislador, además, se quejó por la idea del tren bala, porque se trata de un gasto de dinero que podría ser utilizado en la construcción de rutas y caminos. Y explicó que la Argentina no precisa un tren de alta velocidad, sino uno intermedio que esté más al alcance de las posibilidades económicas.

N&P:- ¿Es importante el aporte de las ONG en las cuestiones relacionadas a la seguridad vial?
F.I.:- En el tema de seguridad vial, las ONG y las organizaciones civiles han tenido una actitud permanente de batalla, que la sociedad argentina tiene que agradecer muy fuertemente, de hecho. No tenemos las estadísticas oficiales de muertes del año pasado y nos estamos basando para hacer evaluaciones en las estadísticas que tienen las organizaciones civiles. Han cumplido y cumplen un rol de concientización del problema que por primera vez abre una ventana de oportunidad para hallar soluciones, que es lo que notros estamos tratando de hacer desde el parlamento.

N&P:- ¿Estamos llegando a un límite en accidentología vial?
F.I.:- Lo primero que es evidente es la gravedad del problema, y por primera vez en su historia la sociedad argentina comienza a tomar conciencia de hasta qué punto tenemos que cambiar esto, si no queremos que se produzca un genocidio diario provocado por nosotros mismos. Desde la Coalición Cívica presentamos un plan alternativo de seguridad vial, alternativo del oficial que mandó el Gobierno, que dimos a conocer en nuestra campaña y que es nuestro proyecto de desarrollo de seguridad vial para el país. Además nos hemos concentrado en tres leyes ejemplares para tratar de aportar al proyecto que está presentando el oficialismo, que nos parece que es un refrito con algunos agregados del plan que se lanzó en 2006, que tenía como fin disminuir la mortalidad en un 20% y que ha fracasado completamente porque en realidad no se ha hecho nada.

HACER RUTAS



N&P:- ¿Se pone el debido énfasis desde el Estado en la infraestructura?
F.I.:- Es uno de los tres puntos centrales que hemos marcado. Curiosamente, un Gobierno que se autodenomina de izquierda y progresista y que acusa constantemente a la oposición de ser de derecha, de ser “noventista”, desde el punto de vista de la infraestructura vial proyecta crear un tren bala entre Buenos Aires y Córdoba y desde Buenos Aires a Mar del Plata con garantías del Gobierno, por lo que de esa manera el que pague esa inversión seguramente será el propio Estado. Y no es que nos oponemos por oponernos. Pero hay otras prioridades mayores en los transportes normales, en los trenes normales. Por ejemplo cómo viaja hoy la gente a nivel suburbano, que es un desastre, y el tren a Mar del Plata, que era un buen tren y hoy directamente no existe.

N&P:- La infraestructura en rutas, ¿también ha quedado obsoleta o corresponde a estos tiempos y esta densidad de tráfico que hoy tiene el país?
F.I.:- La mayor parte de las rutas del país son de la década del ‘30. Una mano de ida, una mano de vuelta. Y es ahí donde se producen la mayor parte de los accidentes, choques frontales en el momento del zarpazo. Nosotros creemos que el dinero que seguramente es necesario para mejorar el sistema de los trenes se podría gastar en un tren de velocidad intermedia, que va a costar mucho menos, y emplear todo ese dinero que se va a invertir en mejorar una infraestructura que está en un estado calamitoso y que comprende no solamente el problema de los trenes, sino también el de las redes caminera y vial.

N&P:- Actualmente, ¿hay dinero para eso?
F.I.:- Hoy, con lo que se recauda de las naftas y los combustibles, existe un fondo como para construir 2.000 kilómetros de autopistas como la Autovía 2, por ejemplo. Con lo cual el problema se solucionaría velozmente si se actuara a favor de la infraestructura y se abandonaran proyectos faraónicos como el del tren bala.

N&P:- ¿El proyecto tiene algún viso de realidad?
F.I.:- Lo más grave es que no existen datos de factibilidad de cantidad de pasajeros. Las averiguaciones que hemos hecho nosotros indican que el proyecto de los trenes bala está dirigido a quienes pueden pagar un pasaje en avión. El costo del viaje en el tren bala va a ser similar al de un pasaje en avión, a menos que el Estado subsidie fuertemente los pasajes, en cuyo caso el conjunto de la población argentina le estaría subsidiando los pasajes a la elite que estaría viajando en los trenes bala.

4 comentarios:

Mauricio Meglioli dijo...

Fernando:
Muy interesante.
Te paso un blog para que veas el tema de educación, tan olvidado por este Gobierno.
www. el censor. com
Saludos
Mauricio

Wilhelm Kiddo dijo...

Señor Fernando iglesias,

mi nombre es G.K. y estoy escribiendo mi tesis de periodismo acerca de la imagen de Cristina Kirchner en los medios.
Me encantaría saber si podría dispensarme unos minutos para charlar sobre el tema.
Mi mail, para el contacto, está en mi perfil.
Desde ya muchas gracias.

Fernando A. Iglesias dijo...

Gracias Mauricio. Le doy un vistazo. Cómo va San Juan?
Whilhelm: te escribo.

ericz dijo...

¿Cual es la prioridad verdadera de Cristina? Que sea un proyecto todo de ella, no importan las razones técnicas. Por ej, ¿autopistas urbanas? ah, no, eso lo inventó Cacciatore. Autovías, ah no, implementacion menemista. Limpiar el Riachuelo? ah no, desde Rivadavia que está planificado. Aeroisla? suena a Alsogaray...y así...

en fin...