DATOS PERSONALES

Mi foto
* Escritor y periodista especializado en los aspectos políticos de la globalización. * Presidente del Consejo del World Federalist Movement. * Director de la Cátedra de Integración Regional Altiero Spinelli del Consorzio Universitario Italiano per l’Argentina. * Profesor de Teoría de la Globalización y Bloques regionales de la UCES y de Gobernabilidad Internacional de la Universidad de Belgrano. * Miembro fundador de Democracia Global - Movimiento por la Unión Sudamericana y el Parlamento Mundial. * Diputado de la Nación MC por la C.A. de Buenos Aires

sábado, 23 de octubre de 2010

LA NOTA DE LA SEMANA

"LA AGENDA POLÍTICA DEL SIGLO XXI"
Publicado en Revista Noticias del 16 de octubre


Durante al menos cuatro generaciones, las condiciones para el desarrollo de una vida digna, significativa y feliz han dependido esencialmente de las capacidades de las instituciones nacionales. La economía nacional y la fortaleza de su moneda determinaban sustancialmente la calidad de vida, la cultura nacional era la proveedora quasi monopólica de sentido y significado, el nivel de la educación nacional establecía las capacidades futuras de los educandos y el sistema político nacional tomaba la casi totalidad de las decisiones fundamentales. Basta dar un somero vistazo al mundo de hoy para comprender cuán rápida y profundamente han cambiado las cosas.
El cambio climático, las crisis financieras, la proliferación nuclear, las pestes globales, el terrorismo fundamentalista, la acumulación de riqueza en algunos sectores y territorios y de miseria en los demás, las redes de narcotráfico y de trata de personas son sólo algunas de las manifestaciones de grandes crisis globales que han sobrepasado largamente las capacidades de gestión y decisión del sistema nacional/internacional basado exclusivamente en las instituciones nacidas en 1648 al calor de la Paz de Westfalia. La polémica noventista-populista ha quedado, pues, obsoleta. Ni los estados nacionales, ni la Historia, ni la política han de desaparecer en virtud de una civilización global puramente tecnoeconómica y financiera, ni es razonable pensar que el futuro político de la humanidad pueda reducirse al simple revival de los paradigmas nacional-céntricos y estado-céntricos del siglo XIX.
Aplastada por el peso de las decisiones comunes que atañen a toda la humanidad que deben tomarse, y sumergida por la emergencia veloz del G8, el G20, el Consejo de Seguridad de la ONU, el FMI y la Organización Mundial del Comercio como agencias inter-nacionales con potestades globales la cuestión de si se han de constituir o no poderes políticos globales ha desaparecido, transformándose en polémica y disputa acerca de si estos poderes han de ser meramente ejecutivos e internacionales o si integrarán los principios de representatividad democrática, estado de derechos, división de poderes, parlamentarismo y federalismo que forman parte de la tradición aceptada a nivel nacional. Se trata pues de avanzar en la discusión y aplicación de la agenda política del siglo XXI, en la cual los estados y las democracias nacionales seguirán siendo un núcleo vital de la vida pública pero inevitablemente dejarán de ser el centro monopólico de las decisiones colectivas, y necesitarán integrarse en una estructura democrática y federal capaz de tomar decisiones en los múltiples niveles (local, provincial, nacional, regional y mundial) en que son requeridas por un universo globalizado.
Fue exactamente esta agenda el tema de los Diez días de Democracia Global en la Argentina, organizados por Democracia Global, el Parlamento Latinoamericano y el Movimiento Federalista Mundial, en los que la creación de un orden internacional y mundial más pacífico, justo, democrático y humano, y los caminos para llegar a él fueron discutidos por funcionarios de las Naciones Unidas, expertos en economía y ecología, embajadores, académicos, miembros de Cancillería, representantes de organizaciones de la sociedad civil de cuatro continentes y diputados y senadores nacionales y de los parlamentos regionales de toda Sudamérica. La integración política, económica y cultural de las grandes regiones continentales, la reforma democrática de las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, la creación de una Asamblea Parlamentaria de la ONU complementaria a su Asamblea General, la restructuración del FMI y del Banco Mundial a favor de los países más débiles han sido los principales temas en discusión.
Se trata, en suma, de relanzar la dimensión institucionalizante de la política que formó parte del ADN de la creación, a través de los siglos y por parte de las revoluciones liberales y democráticas, de esas grandes democracias nacionales que hoy forman parte del paisaje naturalizado del sistema político, elevando la democracia y el federalismo a paradigmas válidos de la política inevitablemente supranacional de la sociedad mundial del conocimiento y la información del Siglo XXI.

6 comentarios:

Gonzalo dijo...

Ya lo había leído en Noticias. En suma, me parece que eso de estructurar las bases de los organismos multilaterales de crédito a favor de los mas debiles es una quimera. Pensar en como imponen el liberalismo por ejemplo, da cuenta de la voluntad de mantener el statu quo. Si uno repasa la historia argentina, se dará cuenta de como el único país de América Latina con equidad social y con muy buenos niveles ecónomicos se transformó en un país pobretón y con una enorme brecha social a partir del ... neoliberalismo.
Si no nos empezamos a avivar muchachos, estamos al horno...

Joaquín Pérez Iturralde dijo...

Me pareció muy interesante la nota, no compré Noticias así que recién me entero. Diez días de Democracia Global en Argentina estuvo genial, lastima que pude ir 2 días, pero había muchas personas interesantísimas, como Bummel.
El artículo está cargado de datos certeros, históricos y culturales que me dan fe de la capacidad que tenés para desarrollar análisis críticos de los fenómenos políticos-económicos que sucedieron y sucedes. Saludos.

Raul dijo...

Quede impresionado por tu Curriculum quisiera saber si algunos de los Twitterforajidos, como vos los llamas pueden mostrar algo parecido, estoy desilusionado por la intolerancia que crece dia a dia, si uno opina algo distinto al otro es denostado y tratado de facho o zurdo tira bombas.
Perdón por desvirtuar y alejarme del contenido de tu articulo.
Ojala tengas éxito.
Una sola cosa comparto con el blogero KK subsidiado:
Tenes cara de Gorila.
Un Abrazo y no aflojes ante las criticas e insultos de aquellos barra bravas del teclado.

Raul Quaglia
ruloquaglia.blogspot.com

Betina dijo...

Hola Fernando, como estas ?
Siempre me sentí representada por vos. Desde que te sigo en twitter me he interiorizado mucho mas de todas las actividades que desarrollas y estoy impresionada ! Me siento orgullosa de haberte votado.Segui adelante !!! Necesitamos mas gente como vos que haga política en nuestro querido país.
Gracias
Betina

Anónimo dijo...

CHE RAUL/ITO....te pareces mas, al hijo del alfonso
no te preocupes, ....
nadie puede denostarte ni mucho menos tratarte como facho, zurdo, o tira bombas, (todos en el mismo lodo, todos manoseao) .....sos un elegido, porquien? nose....juajauaju.

decime, te entrenas para BOLUDO CONTEMPORANEO?.....
no te hace falta......si vos de taquito....jaujauajau

Fernando A. Iglesias dijo...

Gracias por los elogios y los saludos.