DATOS PERSONALES

Mi foto
* Escritor y periodista especializado en los aspectos políticos de la globalización. * Presidente del Consejo del World Federalist Movement. * Director de la Cátedra de Integración Regional Altiero Spinelli del Consorzio Universitario Italiano per l’Argentina. * Profesor de Teoría de la Globalización y Bloques regionales de la UCES y de Gobernabilidad Internacional de la Universidad de Belgrano. * Miembro fundador de Democracia Global - Movimiento por la Unión Sudamericana y el Parlamento Mundial. * Diputado de la Nación MC por la C.A. de Buenos Aires

martes, 23 de enero de 2007


Como ha establecido en un famoso libro ese dechado de urbanidad que es el profesor Samuel Huntington, el choque de civilizaciones no se producirá por mala voluntad de los protagonistas, sino por falta de mutua comprensión. Siglos de historia diferente, religiones diferentes, lenguas diferentes, etnias diferentes, han cristalizado de manera diferente en diferentes lugares del planeta, demasiado apartados el uno del otro como para entenderse. El resultado inevitable es el holocausto total
(este artículo
se llamaba "Choque de Civilizaciones" pero en Diario Perfil prefirieron ponerle "Papeleras y papelones")
Si quieren saber en qué se relacionan las demoníacas pasteras y el Choque de Civilizaciones de Samuel Huntington clickeen
aquí )

8 comentarios:

ericz dijo...

Arroyo verde. Un caso de estudio. Un caso de pirámide invertida; todas las circunstancias conspiran para tenerla alzada. Cuando se derrumbe nadie podrá explicar como hizo para estar sobre su vértice.

Por ejemplo, llegase a ser la nafta 10c más barata en ROU que en la RA, y jamás habría sido la frontera tan transitada.

Fernando A. Iglesias dijo...

Me perdí, Ericz.
fernando

Miguel A. Mastroscello dijo...

El domingo, al toparnos por el sudamericano juvenil de fútbol, enseñaremos a esos orientales lo que es bueno. Y si la suerte deportiva se nos presentare esquiva, nuestros hinchas siempre podrán irrumpir en el campo, quizá con la ayuda de un grupo de piqueteros guaraníes, para alcanzar la justicia.

Fernando A. Iglesias dijo...

Bravo Miguel! Astrólogo! Y con un gol en el último minuto! Gualeguaychú ha sido vengada! (y podría levantar los cortes, no?)
F

Gurí matero dijo...

Fernando, del lado occidental ¿se puede considerar que hay al menos dos discursos frente al conflicto? Por un lado el del gobierno nacional, que caracterizaste en tu artículo; y por otro lado, el reclamo de los vecinos de Gualeguaychú, que son independientes del gobierno y que, en primera instancia, les preocupa la contaminación del medio ambiente.

Pablo dijo...

el problema tiene 2 caras una politiquera y electoralista: el naufragio de nuestras instituciones ante la pregonada "construcción de poder" esencialmente por caminos fascistas.
La segunda tiene que ver con la falta de educación científica de los argentinos y sus voceros mediáticos. En un pais con una buena base educativa ninguna de las barbaridades pseudo científicas con que se pretendió justificar impedir la construcción de las plantas hubiera resistido 5 minutos. ¿Alguna vez se entenderá masivamente que la ecología no es "un sentimiento" ?.

PD aprovecho para felicitarlo por sus libros

Fernando A. Iglesias dijo...

Querido Gurí matero,

los vecinos de Gualeguaychú no piden que no contaminen, lo que sería razonable y justo, sino que saquen a la pastera de ahí, lo que es injusto e irracional. Su método ilegal y patotero coincide pues con sus pretensiones. Ya lo escribí en varios artículos, que están más abajo en el blog, porsi te interesa mirarlos.
Por otra parte, creo que es hora de que los argentinos dejemos de echarle la culpa de todo al Gonierno, aún a uno impresentable como éste, y nos hagamos cargo de los desastres que provocamos sin ayuda oficial. Como diría Dante Panzeri: ¿no te parece?
fernando

(Pablo: gracias por tus comentarios)

ericz dijo...

off topic. sigo leyendo tu libro, ahora una parte donde escribís que el comercio y la apertura lleva a la paz, y la aislación al autoritarismo, al nacionalismo y la guerra eventualmente. Y justo releía Esperando a los bárbaros, que relata también que nunca fue más pacífica la frontera que cuando comerciaban los bárbaros y el imperio.
Pero voy a que dentro del retorno espiritual de la Argentina a 1943, hay un item que no aparece en los diarios: el Correo "Argentino" ha establecido una trinchera, un agujero negro, una aduana seca y húmeda, una zanja de Alsina (eficaz), un campo minado, etc, etc; no hay manera de que llegue una encomienda particular desde el 1º mundo. No hay modo. En 1943 había más tráfico (sin contar alemancitos).

Y después hay que explicarle a nuestro amigo que vive en Europa que no hubo un incendio, un terremoto, un tsunami, ni siquiera una peste; que la encomienda desaparece como florece la rosa, sin porqué. Es así.