DATOS PERSONALES

Mi foto
* Escritor y periodista especializado en los aspectos políticos de la globalización. * Presidente del Consejo del World Federalist Movement. * Director de la Cátedra de Integración Regional Altiero Spinelli del Consorzio Universitario Italiano per l’Argentina. * Profesor de Teoría de la Globalización y Bloques regionales de la UCES y de Gobernabilidad Internacional de la Universidad de Belgrano. * Miembro fundador de Democracia Global - Movimiento por la Unión Sudamericana y el Parlamento Mundial. * Diputado de la Nación MC por la C.A. de Buenos Aires

martes, 1 de julio de 2008

EL CONSENSO DE GANDHI
Publicado en Revista "Contraeditorial" de "Veintitres" junio 2008

El indisimulable documento de apoyo al Gobierno firmado en la librería Gandhi por 750 intelectuales, cifra verdaderamente impresionante, merece incluirse en los anales de lo que los propios firmantes denominarían, si no estuvieran directamente implicados, el modo de intervención del intelectual orgánico. Basta un breve repaso a la lista de nombres para encontrar funcionarios del Poder Ejecutivo, rectores universitarios, directores de organismos oficiales y periodistas de los medios de difusión controlados por el kirchnerismo. Y bien: nadie cuestiona su buena voluntad ni su derecho a expresar ideas tan cercanas a la ideología oficial, pero quienes hacen una profesión de la denuncia de la mala fe ajena se han perdido ahora una enorme oportunidad de demostrar en la práctica su independencia frente a los poderes consolidados, comenzando por los del sacrosanto estado nacional, supuesta encarnación del Bien sobre la Tierra.
Tienen razón sin duda los 750 firmantes cuando señalan que su documento se encuadra en el marco de una “dura confrontación entre sectores económicos, políticos e ideológicos históricamente dominantes”. Menos claro es cuáles sean estos sectores, que para millones de argentinos no son los productores agropecuarios ni la oposición sino los integrantes de ese vasto iceberg corporativo del que el Pejota es sólo la parte más visible. Es este verdadero núcleo duro de poder compuesto por sus choferes y testaferros, sus intendentes del conurbano, sus barones de las provincias feudalizadas, sus empresarios amigos, su burocracia sindical y sus patotas, en suma: por el formidable aparato clientelar que hoy le toca liderar a los Kirchner y mañana quién sabe a quién, los que se han llevado puesto al país y las esperanzas de sus ciudadanos y los que conforman hoy la única oligarquía realmente existente; una oligarquía mucho peor que la vacuna de inicios de siglo, una oligarquía que no ha puesto a la Argentina en el campo de los milagros mundiales sino en el de los fracasos mundialmemente inexplicables y que ha logrado el vergonzoso récord de que después de 25 años de democracia sin república el país sea hoy aún más pobre, atrasado y socialmente injusto que el que dejó la dictadura en 1983.
Se equivocan los 750, en cambio, cuando sostienen que quienes somos críticos del kirchnerismo nos oponemos a “un gobierno democrático que intenta reformas en la distribución de la renta y estrategias de intervención en la economía”. A lo que nos oponemos –yo, por lo menos- es a una distribución de la renta que no sigue el modelo Robin Hood, que le quitaba a los ricos y le daba a los pobres, sino el modelo Alí Babá, que le quita al sector productivo más competitivo y dinámico del país (y que lo es porque reinvierte sus ganancias en mejoras tecnológicas mientras buena parte de los otros compran dólares, casas en el country y chalets en Punta del Este) para aumentar los subsidios a sectores vergonzosos -como los que administran los trenes suburbanos, dilapidarlos en sobreprecios escandalosos -como los de los gasoductos otorgados a Skanska, darle millones al Sindicato de Camioneros para “programas de perfeccionamiento conductivo”, juntar los 300 millones de dólares con que Rudy Ulloa intenta quedarse con Telefé, prorrogarles hasta 2032 las concesiones de las máquinas tragamonedas a Cristóbal López, financiar los 4.900 millones del faraónico tren bala y mantener a la vasta cohorte de los Curto y Jotahecé y a las patotas de D’Elía y Pérsico, entre otras delicias.
A lo que nos oponemos la mayoría de nosotros no es a la intervención del estado en la economía sino a las intervenciones zombies del estado en la economía. Una intervención inteligente del estado en la economía es la adoptada en el tema de las carnes por el gobierno de Uruguay: libertad de exportación de los cortes especiales, como el lomo, restricción absoluta para los cortes populares, como el asado, y libertad de precios. El resultado previsible es que hoy el pequeño Uruguay aumentó sus existencias ganaderas y exporta tantas carnes como la inmensa Argentina, en tanto el lomo está más caro y el asado más barato en las carnicerías orientales que aquí. Una intervención zombie del estado en la economía es la adoptada en el tema de las carnes por el gobierno argentino, con el gangsteril Moreno cerrando las exportaciones, amenazando con cortarles la cabeza a los productores desde las cercanías del palco presidencial y con D’Elía a cargo de apretar a la red comercial. El resultado, también previsible, es la pérdida de mercados y puestos de trabajo, carestía del asado y subsidios al lomo, liquidación de vientres y sojización.
Muchas otras afirmaciones de los 750 son escandalosas por su tendenciosidad: los productores rurales no se oponen a las retenciones (de hecho ya pagaban el 35% previas a otros impuestos antes de la genial intervención de Loustau), sino a retenciones móviles, fijadas inconsultamente entre la siembra y la cosecha y que llegan a un techo del 95%, acabando con los mercados a futuro que les permitían financiarse y fijando un virtual precio máximo a sus ingresos en un contexto de inflación alta y creciente. En cuanto a la “amenaza de hambre a la sociedad” se limitó a un mínimo desabastecimiento, inmediatamente remediado levantando el corte de rutas cuando afectó la continuidad del flujo hacia las góndolas. De paso, convengamos: el paro y los cortes no los hizo la aristocrática Sociedad Rural sino la campesina Federación Agraria, y los chicos que aún tienen hambre en Argentina mientras la inflación se come los salarios no son culpa del campo, que produce alimentos para 300 millones de personas a precios internos que desde hace años crecen menos que la inflación, sino que son responsabilidad política de un gobierno que juega en el campo con IRSA, Eurnekian y Aceitera General Deheza, y que gozó durante un lustro de la suma del poder público y de un contexto internacional inéditamente favorable pero no supo aprovecharlo para acabar con las concentraciones monopólicas ni con el hambre en el país.
Resulta también muy curioso el ver a tan notorios sostenedores de la Argentina profunda y el credo federal contra la cipaya capital apoyar una política fiscal que está en las antípodas mismas del federalismo, y que vacía a las provincias y sus municipios para concentrar recursos en una gran caja unitaria central. Al mismo tiempo, que posen de críticos señalando “los límites y retrasos del Gobierno en aplicar políticas redistributivas” es una broma, y muy mala. Este Gobierno no tiene “límites y retrasos” sino políticas aplicadas concienzudamente durante cinco años. Por eso, más allá de los discursos, desde el inicio del gobierno K la brecha de ingresos entre el 10% más rico de la población y el 10% más pobre se ha mantenido sin modificaciones alrededor del 28 a 1 que dejaron la crisis y el gobierno de Duhalde. De manera que la mejora en la condición de los más humildes, que nadie desmiente, se produjo por efecto derrame igual que ayer, cuando gobernaba también -vaya casualidad- el Pejota del que formaba parte Kirchner. En cuanto a los índices de pobreza e indigencia, el país es hoy más rico que hace diez años pero tiene más pobres e indigentes. No lo digo yo, lo dice el INDEK y lo confirman los estudios de la CTA. Lo que no dice el INDEK es que computando la inflación real, superior al 20%, este último año la Argentina K ha logrado el lamentable récord de aumentar el número de sus pobres e indigentes a pesar de un crecimiento macroeconómico superior al 8% anual. Lo que se dice: del derrame noventista a la sequía K.
Sostener que se intentaron “cuestionamientos hacia el derecho y el poder político constitucional que tiene el gobierno de Cristina” o se expresó “desprecio por la legitimidad gubernamental” es simplemente absurdo. A menos que se considere que la presencia en la Plaza de la lamentable Cecilia Pando y veinte de sus impresentables primas con cartelitos contra Cristina represente algo, o se crea conveniente replicar sus métodos intolerantes expulsándola de las plazas o el país. El único desprecio que sí se ha observado en estos días es el del oficialismo por los productores agropecuarios argentinos, acusados de angurrientos y avaros aunque paguen impuestos más altos que en ninguna otra parte del mundo, mientras en todos lados la producción agropecuaria es subsidiada y mientras los ricachones amigos del Gobierno, recontrasubsidiados e hiperprotegidos por la autodevaluación de los salarios, la energía a precios regalados y la vista gorda sobre sus obligaciones fiscales y laborales, son izados al cuadro de honor de la heroica burguesía nacional.
Lo cierto es que el único “cuestionamiento hacia el poder político constitucional” ocurrido en estos meses fue el realizado por el gobierno de Cristina Fernández y reiterado ahora por 750 intelectuales que insisten en hablar de la oposición en términos de “golpismo”, una palabra que en Argentina no significa interrupción del orden institucional sino que está cargada de sangre y de muerte. ¿Quién le ha dado al Gobierno y a sus 750 soldados mediático-académicos el monopolio de la democracia y los derechos humanos? Y si a lo que se refieren no es a un golpe militar sino civil, ¿se olvidan acaso de que la última interrupción del orden institucional en la Argentina fue promovida justamente por el partido hoy presidido por Néstor Kirchner, cuando el legendario salvador de la patria que después lo llevaría al poder fue llamado a ocupar la Presidencia con la esperanza de apagar el incendio llamando no a los bomberos, sino al pirómano?
Que se califique el legítimo derecho de todos los ciudadanos a manifestar su oposición al Gobierno de golpismo y que se calumnie como golpista a una oposición votada por cuatro millones y medio de argentinos para serlo, y cuyo mandato de criticar y controlar al poder es tan válido como del de la doctora Kirchner para ejercerlo, lo dice todo sobre una concepción política que habla de diálogo pero profiere los peores insultos, que posa de democrática pero ambiciona un régimen de partido único, que presume de progresismo y se regodea con palabras políticamente correctas como pluralismo y reconocimiento del otro pero razona con las categorías del jurista nazi Carl Schmit: la distinción amigo-enemigo, la centralidad hegemónica de la política y la soberanía absoluta del estado. Se trata de la política como continuación de la guerra por otros medios. Es todo esto, diga lo que diga el Consenso de Gandhi, lo que la sociedad argentina ya no soporta ni quiere aceptar más.

21 comentarios:

pau dijo...

Muy buen escrito! Demasiado moderado, acaso, con estos supuestos intelectuales cuya deshonestidad y/o desinteligencia tan bien retrata tu texto.
¿viste que es este país (del revés) son las verdades las que tienen patas cortas?.

Juan Pablo dijo...

Parafraseando a Einstein: "Si tuvieran razón, con un solo intelectual bastaría"...

rauskra dijo...

Fernando
duele ver la calidad de oficilismo y oposición que tenemos..
Si la descalificación, la denuncia al aire, son los argumentos de la oposición para rebatir dicho documento que citas, me temo que cae en lo mismo que critica.
Por otra parte la única solución que se cita en contraparte es el ejemplo de Uruguay.
Cuando cualquiera que acceda a un mapa físico de Uruguay y Argentina se dará cuenta que son realidades demasiado diferentes para calcar soluciones..

Vero dijo...

Hola Fernando.
Hace un tiempo que leo tus escritos y escucho tus manifestaciones públicas.
Te considero un buen escritor y sobre todo un tipo inteligente e interesante. Me dio una pizca de pena verte unido a la coalición cívica, y eso que voté a Carrió en una oportunidad y no lo volveré a hacer jamás. De todos modos, te sigo pensando como un hombre que vale la pena y que tus aportes a nuestro poder legislativo y a nuestros partidos políticos puede ser muy valioso para la sociedad toda.
Lamento disentir contigo en este artículo sobre los intelectuales que firmaron el documento que mencionás, los cuales además convocaron mediante una solicitada a la plaza de mayo denominada “Por qué vamos a la plaza”. A muchos de ellos los conozco y a muchos otros los respeto. Ninguno es tan necio de pensar que este gobierno no comete o ha cometido errores, es más, muchos de ellos se explicitan en la solicitada: “Objetamos la destrucción del INDEC y la construcción del tren bala, la negativa a reconocer la personería de la CTA y la alianza con sectores empresarios que fueron socios de los gobiernos neoliberales. No nos sentimos representados por el repliegue oficial sobre estructuras políticas y sindicales obsoletas”.
De todos modos, y creo que nadie tiene derecho a descalificarlos, ellos pueden opinar –como lo hacemos muchos argentinos- que ciertas acciones concretas del gobierno son excelentes, que el corte de rutas y el desabastecimiento son un atentado contra el bienestar del país, que las retenciones son una medida loable para la defensa de la mesa popular, sin negar que debe haber otras medidas complementarias, entre otros muchos aspectos sustantivos del quehacer gubernamental.
Y esto no significa estar del lado del gobierno contra el campo, simplemente quiere decir que ningún sector productivo económico, por defender su reclamo, puede accionar intentando desestabilizar y desprestigiar un gobierno legítimamente elegido el democracia.
Espero algún día también leer un análisis tuyo sobre la realidad de los trabajadores del sector agrario, o es que este ente denominado campo es la salvación de los ciudadanos, no tiene trabajo en negro, trabajo esclavo, trabajo infantil, sobreexplotación, pago a destajo…entre otros males que recuerdan la época de los señores feudales.
A tu disposición para seguir intercambiando ideas…

Fernando A. Iglesias dijo...

Querido Rauskra: no soy yo quien descalifica a los K sino sus conductas. Yo solamente lo menciono como parte de mi trabajo de periodista y mi función opositora, que aquí y en todas partes del mundo significan controlar y criticar al oficialismo en el poder. El de Uruguay, en efecto, es un ejemplo entre los muchos posibles. Demos vuelta la cuestión: citame vos un gobierno progresista en el mundo que tenga políticas agropecuarias similares a la de los K y seguimos charlando.
Querida Vero: significativamente, el largo párrafo de críticas al Gobierno que citás no está en el documento que critico, para no mencionar que afirmar decir "No nos sentimos representados por el repliegue oficial sobre estructuras políticas y sindicales obsoletas” y después ir a la Plaza con ellas es una flagrante contradicción. Lamentablemente, tu asimilación de la crítica a la voluntad de desestabilizar es la misma idea de CFK. Lo cierto es que después de 100 días de "golpismo" rural el tema de las retenciones fue a parar al ámbito que no debería haber abandonado: el Parlamento Nacional. Curioso golpismo desestabilizador, ¿no?
Quedo a disposición del Gobierno y de quién corresponda para acabar con el "trabajo en negro, trabajo esclavo, trabajo infantil, sobreexplotación, pago a destajo" en el campo. Después de 5 años, es raro que se acuerden ahora, pero eso no me impide ofrecerme a colaborar.
saludos
F

rauskra dijo...

No creo que el gobierno K sea del todo progresista aunque quiera parecerlo en algunos aspectos.
Tampoco creo que Tabare se haya comportado como su partido esperaba, ni Lula.
Lo cierto Fernando es que en medio de los 100 dias de para mi vergonzoso lockout patronal... CFK viaja a esta cumbre donde el tema no era ya la cuestion de deuda externa que atormenta generalmente a los mismos paises, ni la guerra a un pais señalado como peligroso, alguna crisis humanitaria... etc, sino "los alimentos"..
Porque en muchos lugares del mundo se estan cagando de hambre y uno de esos lugares es Argentina ademas de que al mismo tiempo Argentina es una gran productora de alimentos y de materia prima para los mismos..
Ahora como debemos pararnos ante eso..
Que es mejor?, que la soja tape todo y cuatro familias aprovechen "los buenos vientos para el sector" en esta etapa de la historia..
o se rediseñe la estrategia para que la crisis mundial de alimentos no agudice más el problema de acceso al mismo en Argentina..
Obviamente la solución adecuada no la tengo e incluso deberían quizas generarse soluciones nuevas o inéditas que se acomoden a la realidad de cada pais en el momento de la historia..

Lo que si es evidente es la crisis que se provoca desde los medios, desde la oposicion, desde los sectores mas beneficiados por politicas de estado.. en cada pais que democratica y legitimamente busca rediseñar politicas de distribucion o estado..
Venezuela, Bolivia, Chile
Que raro tambien son reconocidos como progresistas y cuanto mas progresistas peor la crisis..
Otra cosa, criticar y controlar con seriedad generalmente genera mas credibilidad y concenso y asi una mejor oposición

Rolo Raffo jr dijo...

rauskra, parafraseando a Aguinis, la socialdemocracia ha hecho mas por chile, brasil o españa que la cuba de fidel, en menor tiempo y sin sangre.
venezuela no es comparable a chile, en este pais su progresismo es de los mas liberales, la gran apertura economica, y los tratados de libre comercio con mas de 40 paises lo demuestran.
venezuela no viviria un dia si ee.uu decide dejar de comprarle petroleo, y lo peor del caso es que si venezuela se hunde, argentina tambien,
como pudimos dejar que un pais como argentina tenga que depender de uno mas bananero como venezuela?
se podra criticar los 90, pero al menos en esos años argentina era un pais en el mundo, ahora somos una republiqueta banana, a la que nadie le interesa invertir, porque aunque sea mas barato que en brasil, la inestabilidad asusta y espanta.

pía dijo...

Querido Fernando: vengo leyendo los comentarios posteados en este blog y quisiera aportar un poco de información, no desde un lugar político ni crítico, sino desde el lugar constructivo de alguien que se crió en el seno de una familia dedicada al trabajo agrícola y ganadero desde sus primeros inmigrantes allá por el año 1880.
Manejar términos como “señores feudales”, “patronal”, “oligarcas”, “golpistas”, “agoreros”, es no haberse tomado el trabajo de adentrarse un poco en las zonas rurales de la Argentina. En lo anecdótico, cabe aclarar que los “señores feudales” o la “oligarquía estanciera” están, si no extinguidos, en vías de: sus propios hijos y nietos, víctimas de una educación consentida e ignorante, se encargaron de malmanejar fondos y liquidar muchos de los grandes campos que, por suerte, ahora están en manos de chacareros (es una generalización pero es en gran parte así).
En la ciudad existe la convicción que la gente de campo está nadando en dólares y que cambia la 4x4 todos los años. Es verdad que el campo está pasando un buen momento pero también pasó momentos muy malos o ¿se olvidan de las inundaciones de los ochenta, las violentas sequías de los últimos años y de la leche a doce centavos de hace unos diez años?. En cuanto a las camioneta 4x4 son vehículos de trabajo y realmente viven entre barro y pozos; los trabajadores rurales no las usan para ir del country a buscar los chicos al colegio o para andar por Punta del Este.
Con respecto al trabajo en negro, trabajo esclavo, sobreexplotación, etc quiero recordarles que lejos quedó (por suerte) la época de Perón en la que los empleados rurales trabajaban por un techo y un pedazo de carne, en condiciones paupérrimas y sin ningún tipo de protección social. Hoy en día, al menos en la zona que conozco bien, sería muy difícil contratar a alguien en negro porque cualquier accidente de trabajo costaría muchísimo más. No subestimen por favor al trabajador rural, no es tonto y sabe bien cuáles son sus derechos; si no se siente protegido por el sistema y tiene un accidente de trabajo no va a dudar en demandar a su empleador y bien es sabido que estos juicios siempre (o casi) los gana el empleado. De trabajo infantil o escalvitud no puedo hablar por que no conozco un sólo caso, al menos en mi zona. De todas maneras, no creo que el principal encargado de erradicar esos males sean los chacareros sino el gobierno a través de una buena política social y no a través de este circo que están armando. Se preocupan por la pobreza y ¿cuánto se viene gastando en carpas, actos, movilizaciones y compra de votos? ¿cuánta gente se podría haber ayudado con ese dinero?
Es verdad que en la Argentina hay hambre, pero el hambre no está en las zonas productivas sino en las grandes urbes y en las zonas más pobres productivamente hablando. El campo genera trabajo, genera movimiento, genera necesidades de más máquinas, de más gente, de más comercios. Los invito a conocer la historia de Las Parejas, un pueblo que ha crecido a tal punto de no tener desocupación (eso fue hasta antes del 10 de marzo). El mismo pueblo en dónde Nestor K dijo en el año 2002 que las retenciones eran una “política equivocada” cuyo objetivo principal era “bancar la burocracia del Estado Nacional”
Y por último, antes de que me salten a la yugular, no es verdad que el campo se oponga a las retenciones. De hecho, las retenciones desde que las implementara Duhalde fueron creciendo del 10% hasta el 37% y el campo las aceptó y las paga así como paga impuestos rurales, municipales, a las ganancias, a los bienes personales y viales. Lo que quiere el campo es el no abuso y que ese dinero vuelva a la gente en forma de viviendas, caminos, hospitales, escuelas y recursos. Pero eso no va a ocurrir ni aunque al campo le pongan retenciones del 70%. Y ustedes lo saben.
Saludos (y mil disculpas por el largo del escrito).

rauskra dijo...

rolo,
no estoy seguro de si lo que hay en Cuba sea socialdemocracia...
lo que si hay allí, es un bloqueo feroz y a la vez la dignidad elogiable de un pueblo pobre al no bajar los brazos..
Fijate en Haiti como van las cosas y decime donde prefiririas vivir..
Para que esta socialdemocracia chilena se haya instaurado de la mejor forma y sea un exito hubiese sido mejor no haber asaltado el poder en el 73 de una genuina socialdemocracia.. y haber dejado entonces para hoy y mucho tiempo la semilla de una justicia y policia pinochetista que sigue atormentanto a los chilenos..
Argentina una republica del mundo en los 90? me parece que mas que eso era el culo del mundo, sin identidad y entregando todo jactandose de sus relaciones carnales con el EEUU..
Que digas que Venezuela es un pais bananero me parece algo medio odioso de tu parte...
No estoy de acuerdo con vos.. Creo darme cuenta desde donde pensas..
Saludos

Vero dijo...

Estimado Fernando.
Celebro que el parlamento haya retomado su rol de legislar, el cual nunca debió haber perdido.
Sería por demás afortunado que nuestros legisladores aprovechen este contexto para empezar a revisar ciertas leyes que perpetúan situaciones de inequidad.
Por ejemplo, si piensan trabajar en serio por el combate al trabajo ilegal, podrían revisar la Ley de Pacto Federal que devolvió a las provincias el poder de policía del trabajo, sin que las mismas estén preparadas para efectuarlo. O la actual ley menemista de riesgos del trabajo, tachada de inconstitucional por la Corte Suprema en más de una oportunidad, y la ley de higiene y seguridad en el trabajo, impuesta por una dictadura militar, y que por ende no contempla la participación de los trabajadores en el propio cuidado de su salud y seguridad dentro de los ámbitos productivos…en fin…creo que tienen mucho trabajo por delante.
Con respecto al trabajo en negro en el sector agrario, si bien no es potestad del mismo, las cifras oficiales lo colocan como el gran ganador, con el 80% de los trabajadores bajo esa modalidad. Cierto es que UATRE y el RENATRE lograron el blanqueo de muchos, pero todavía es insuficiente.
El trabajo infantil existe, hace mucho tiempo que lo viene denunciando la OIT, UNICEF, la Organización Mundial de la Salud, millones de escritos en medios gráficos argentinos, la CONAETI, entre otros. Y esto no es una guerra de quién tiene la razón, sólo significa conocer la realidad para intentar cambiarla. ¿O nos vamos a olvidar que se utilizan a niños como banderilleros para la aplicación de los agroquímicos?. ¿Y en la cosecha de la vid?...
Saludos Fernando y a tu disposición…

Fernando A. Iglesias dijo...

Querida Vero: veo que conocés bastante sobre el tema laboral. Tenés alguna especialización en el tema? Y si es así, querrías ayudarnos a trabajer en él?
A los demás: me alegro que empiecena discutir entre ustedes y que lo hagan respetuosamente. La idea del blog es que pueda ser un espacio de polémica también y no sólo un ping-pong.
Gracias a los que elogian y, a los demás: trataremos de mejorar.
saludos

Vero dijo...

Hola Fernando.
Creo que podría colaborar con vos. De todos modos tendríamos que conversarlo…
¿Querés que te deje un correo electrónico?
Saludos

pía dijo...

Hola Vero: con respecto al trabajo en negro y al trabajo infantil, de ninguna manera quise implicar su inexistencia o minimizar la gravedad del problema; pido disculpas si mi comentario sonó pedante o generalizador. Mi opinión se basa en la realidad de un área productiva agrícola y tambera de la provincia de Santa Fe en donde el trabajo en negro se ha reducido gracias a las mejoras en las leyes y en dónde la aplicación de agroquímicos se hace con maquinaria especializada. No se escuchan casos de explotación infantil o esclavitud o de niños banderilleros.
Es innegable que hay que seguir haciendo esfuerzos en la mejora de las leyes laborales porque todavía no está instalado del todo el concepto de dignificar al trabajador. Pero ese, me parece, es un problema cultural.
También hay que seguir trabajando en buenas leyes impositivas en dónde el que más tenga y más gane, más pague y en combatir la evasión fiscal. Yo no estoy en desacuerdo con las retenciones, en su justa medida. Pero a dónde quiere llegar el Gobierno K con su sistema de retenciones y subsidios no sirve y es un disparate. Y como dijo alguien el otro día por radio, ¿qué incentivo tiene un productor pequeño o mediano para crecer si cuánto más se crece más retenciones le aplican y menos subsidios le dan?
Saludos.

Fernando A. Iglesias dijo...

Sí Vero, dejame un e-mail por favor. O comunicate directamente con mi despacho la semana que viene. 6310-7624

Vero dijo...

OK. Fernando.
Hablamos.
Escribime a veroluchessi@yahoo.com.ar

Rolo Raffo jr dijo...

rauskra, lo que intente decir es con lo de la socialdemocracia, es que funcina mejor que le totalitarismo socialista.
alberdi ya pregonaba que sin instituciones respetables un pais nunca iba a salir adelante.
la economia chilena es abierta, y argentina en los 90 no era el culo del mundo, cuando se empezaron a aplicar politicas intervencionistas y se sucedian las denuncias por corrupcion, ahi comenzamos a ser el culo del mundo. recorda que con el 1a1 y la devaluacion del real en brasil, argentina era el pais mas estable del conosur, despues brasil empezo a crear politicas largoplacistas, y argentina aun con inestabilidad, ahi se desplomo el pais.
ademas hoy no somos ni el inodoro del mundo, el unico pais con el que tenemos relaciones diplomaticas fuertes es venezuela, y lamentablemente dependemos mucho de este pais, y si considero a venezuela pais bananero, y para darte certeza de donde pienso te aclaro que soy de corazon anarquista, pero de pensamiento liberal, (y liberal no es facho, ya que al anarquia es una utopia.
por el tema del trabajo en negro me gustaria decir que el estado obliga a tener empleados en negro, ya que para contratar a una persona te pone miles de trabas e impuestos, en vez de hacer las cosas mas faciles y promoviendo el empleo, por ejemplo descontando impuestos de acuerdo con la cantidad de gente que emplea.
y si el tema es el trabajo en negro del peon rural eso quejense al sindicato que el estatuto del peon tiene mas de 50 años, y favorece la escalvitud mas que el empleo.
en 1900 habia solo 6 leyes regulatorias del empleo, y por mas que digan escalvitud, pregunto, porque la mayoria de los europeos venian elegian argentina para venir, trabajar y desarrolarse?
saludos

Phiyl dijo...

Estimado, quisiera saber dónde se puede encontrar el documento y el nombre de los 750 personalidades que firmaron. Muchas Gracias

Fernando A. Iglesias dijo...

Vero: te va a escribir uno de mis asesores. Gracias.
Phiyl: no lo tengo conmigo, pero es fácil de googlear como Carta Abierta.

sergio dijo...

Una pregunta diputado: Usted utiliza el término "soldados mediáticos" para referirse a los 750 intelectuales que firmaron la Carta Abierta en apoyo al Gobierno. Siguiendo su lógica...se lo podría calificar a usted como pseudointelectual devenido en legislador cooptado por la oligarquía sojera? es sólo una pregunta, no se ofenda por favor.

pía dijo...

SERGIO: ante todo qué impresionante manejo del lenguaje! tuve que buscar varias palabras en la RAE. "Devenido" y "cooptado" fue fácil, "pseudointelectual" me costó un poco más. Ahora, "oligarquía sojera" no lo encontré. A fin de desasnarme en la materia ¿podría Usted explicar el término? Y si puede ilustrarme con algunas cifras reales mejor. Digo, si no es mucha molestia y no lo ofende mi ignorancia. Muchísimas gracias!

Fernando A. Iglesias dijo...

Sergio tiene razón al retarme: no debí haberles dicho soldados mediáticos (aunque también es cierto que a muchos de ellos no les ofendería ser considerados soldados de Kirchner).
Perdón