DATOS PERSONALES

Mi foto
* Escritor y periodista especializado en los aspectos políticos de la globalización. * Presidente del Consejo del World Federalist Movement. * Director de la Cátedra de Integración Regional Altiero Spinelli del Consorzio Universitario Italiano per l’Argentina. * Profesor de Teoría de la Globalización y Bloques regionales de la UCES y de Gobernabilidad Internacional de la Universidad de Belgrano. * Miembro fundador de Democracia Global - Movimiento por la Unión Sudamericana y el Parlamento Mundial. * Diputado de la Nación MC por la C.A. de Buenos Aires

sábado, 9 de mayo de 2009


NO ALCANZÓ PARA LOS POBRES


En una excelente nota publicada en Crítica Digital, el economista y periodista Maximiliano Montenegro, al que nadie puede acusar de neoliberal, presenta un muy buen resumen de la redistribución de la riqueza kirchnerista, y con buena dosis de humor rescata una frase de la Revista Barcelona: "La redistribución ya se hizo. Lamentablemente, no alcanzó para los pobres".

Pueden ver la nota clickando aquí
Voy a señalar, sin embargo, un par de errores de Montenegro.

1) Sostiene Maximiliano que "Hace cinco años que la CTA propone un subsidio a la niñez, para romper la lógica de que toda la asistencia estatal se destina (vía asignaciones familiares, subsidios al empleo, etc.) a los asalariados en blanco, mientras que en el universo de más de 4 millones de trabajadores en negro y desocupados se consolida un núcleo duro de la pobreza. Los hogares pobres son los de más hijos a cargo: 2,1 hijos promedio frente a 0,4 en las familias de mejores ingresos."

En realidad, el Ingreso Ciudadano a la Niñez (INCINI) no fue propuesto por la CTA hace cinco años sino que fue presentado por la actual diputada de la Coalición Cívica Elisa Carca y por Elisa Carrió, hace diez años, cuando ambas militaban en la UCR. El proyecto de Lozano (CTA) es una simple copia del de ellas dos. Basta comprobarlo en los archivos de la Cámara.

2) Montenegro parece dar por supuesta la noción generalizada de que las cosas empeoraron estos dos últimos años, y que antes de 2006 el kirchnerismo lo venía haciendo bien en términos de distribución de la riqueza. Ahora bien, en 2007, cuando las encuestas le daban a K un 70% de imagen positiva, publiqué un libro, Kirchner y Yo, y en él, un "Manual de Zonceras económicas kirchneristas". En la parte referida a distribución de la riqueza demostré que -según las cifras del INDEC aM (antes de Moreno), en los tres años y medio de gloria del kirchnerismo transcurridos hasta entonces, esa distribución había sido peor que durante los tres años y medio de gloria de la Convertibilidad.
Van a encontrar también algunas previsiones de lo que era evidente iba a pasar en términos sociales cuando el viento de cola amainara o cambiara, y al final, el reporte de la primera entrada ominosa de Moreno al INDEC.
La tesis de Montenegro, que sostiene que Kirchner defiende a Moreno y sus barrabasadas porque la revelación del crecimiento del la pobreza y la indigencia sería insoportable para el discurso oficial, la sostuve durante toda la campaña del 2007, cuando el fenómeno recién empezaba. Me dijeron gorila y menemista, por supuesto. Debe estar en un artículo de esa época, pero no los quiero aburrir aún más.

Les copio aquí abajo el artículo y las tablas correspondientes, basadas en datos oficiales del INDEC. Y por favor, los admiradores K son bienvenidos al debate pero traten de no empezar diciendo que elogio a Menem, cuando lo que digo es que Menem lo hizo muy mal pero Kirchner lo hizo aún peor. Del insuficiente derrame a la insoportable sequía, para entendernos mejor.


Los kirchneristas despistados argumentan, como hizo cierto riojano, que en lo social estamos mal, pero vamos bien. Para comprobar esto hay que comparar las performances ascendentes en ambos períodos presidenciales en un lapso de tiempo similar. Y bien, la tabla de arriba muestra que hasta ahora la disminución del índice de pobreza durante el kirchnerismo fue 12 puntos porcentuales inferior y el de indigencia 10 puntos porcentuales inferior a las registradas en el primer tramo del primer gobierno de Menem apenas superado el pico hiperinflacionario. Esto, para un incremento del PBI netamente superior en el caso actual y a pesar del comportamiento inverso de la desocupación, que subió dramáticamente en el menemismo y bajó drásticamente en el kirchnerismo.

Ahora bien, nadie puede no alegrarse de una disminución de la desocupación, pero cuando ésta ocurre con una modificación tan insuficiente de los índices de pobreza, las causas son evidentes: se trata de generación de empleos de baja calidad, bajos salarios y baja productividad, mayoritariamente informales (en negro), subsidiada por sectores económicos más competitivos y sujeta a todo cambio global que afecte sus condiciones de reproducción. Cuando Menem abrió indiscriminada e irresponsablemente las fronteras se disolvieron en el aire los tallercitos jurásicos que el nacional-industrialismo había prohijado creyendo que la palabra “productividad” era un espejismo y no el núcleo duro de todo sistema económico. Con sus subsidios y su mercado monopólico protegido por el nacionalismo levantador de persianas, la antediluviana industria nacional de los Ochenta era una parte estructural en el fenómeno hiperinflacionario. De allí el aumento de la desocupación verificado cuando Menem la puso en contacto, desaprensivamente en términos sociales, con la realidad mundial. Hoy, aún cuando un ajuste a la baja no se produzca en lo inmediato, resulta inevitable en el largo plazo, ya que las protecciones cambiarias y aduaneras sólo pueden ser efectivas durante un tiempo determinado por condiciones externas muy favorables, como las que rigen hoy, que permiten, por ejemplo, que el grueso del esfuerzo fiscal provenga del boom agropecuario. Por esta vía, ignorando indefinidamente las exigencias de la competitividad global, la Argentina va a la repetición del fenómeno de fines de los Ochenta e inicios de los Noventa. Como si las únicas alternativas económico-políticas disponibles en el mundo fueran el neoliberalismo fundamentalista de mercado y el proteccionismo preindustrial.

En fin, para saber si el cordero patagónico con Malbec es superior a la pizza con champagne es necesario comparar un pico con un pico, un auge con un auge: el actual con el de 1998, final del período feliz de la Convertibilidad.



Resumidamente: el país de fines de 2006 produce casi un 15% más que el de 1998 y sus índices de desocupación son considerablemente menores. Sin embargo, el total de personas desocupadas ha crecido, lo que evidencia que el crecimiento económico no es suficiente para equilibrar el demográfico. Aún más grave es que la pérdida de competitividad y calidad del trabajo que supone la Convertibilidad 3a1 haya aumentado los asalariados informales un 13%; que la licuación de ingresos por devaluación más inflación haya aumentado los índices de pobreza en un 8% y el de indigencia un impresionante 52,6%, y que la brecha de ingresos entre el 10% más pobre y el 10% más rico haya subido un apabullante 37,7%. Por ello, a pesar de que el país es más rico, hay 1.487.986 ciudadanos pobres y 1.332.322 ciudadanos indigentes más que en 1998. Basta leer las críticas keynesianas y postkeynesianas a la ortodoxia económica para comprender que es esto lo que sucede inevitablemente cuando se combate una recesión licuando el precio de los salarios.

A estas duras cifras, que hablan por sí solas, un estudio reciente de Claudio Lozano añade que la metodología aplicada por el INDEC contiene una serie de errores que, contrariamente a lo que parece creer el trío Kirchner-Miceli-Moreno, encubren la pobreza, ya que toman en cuenta estructuras de ingreso no reales para los asalariados de menor poder adquisitivo. Según Lozano, actualizando el índice en enero de 2006 habría 1.200.000 más indigentes de los que reconoce el Gobierno, 3.100.000 más pobres de los que reconoce el Gobierno, la tasa de pobreza sería de 39,6% y la de indigencia de 14,4%, doce y seis puntos porcentuales, respectivamente, por encima de los datos oficiales.

Entre tantas extemporáneas exclamaciones de euforia: así estamos. No lo digo yo, ni lo dice Lozano. Lo dicen las estadísticas del INDEC, motivo por el cual ha sido prontamente intervenido.

14 comentarios:

Fedef dijo...

Muy bueno el articulo Fernando, igual hay algo que nunca entendi bien que es esto de la "mentira patriotica" que dicen que usan desde el indec por que la deuda externa esta atada a la inflación. Tengo informacion muy vaga al respecto pero no creo que se pueda mentir de esa forma a organismos de credito internacional. Si tenes alguna respuesta a esto desde ya que te lo agradezco.

Tristes dijo...

Fedef,

No sé lo que te respondería Fernando, pero te cuento lo que sé.

No depende de ningún organismo de crédito internacional, son bonos y títulos de deuda pública del estado, que se colocaron como activos en el mercado financiero después de la reestructuración de la deuda externa del 2005.

Una parte importantes de estos bonos están indexados por un coeficiente llamado CER, que depende de la inflación. Si la inflación es menor, el estado paga al final mucho menos por los bonos.

Pero eso tiene su contracara. Significa que también licuas a quienes son tenedores de los bonos.

Es lo que paso con los ahorros previsionales, antes y después de que se estatizaran, ya que una parte muy importante de los fondos de la AFJP estaban puestos en estos bonos. Kirchner forzó todo lo que pudo que las AFJP se quedaran con tantos de estos bonos como fuera posible. Para que te hagas una idea, el 57% de los fondos de las AFJP estan puestos en bonos y títulos de deuda del estado, de manera que su principal riesgo era lo que hiciera el mismo estado. Al colocar los bonos indexados por CER y luego mentir con la inflación, lo que estaba haciendo era licuar los ahorros de los futuros jubilados.

Y también después. Aunque los ahorros previsionales hayan pasado al estado, el tesoro tendría la obligación de pagarlos al ANSES. Al no reconocer en las cuentas del ANSES lo que corresponde, sino mucho menos, se licua con eso también los fondos previsionales públicos de los futuros jubilados. No imagino a Amadeo Boudou reclamándole desde el ANSES a Cristina por todo lo que estafó a los jubilados con los bonos indexados por CER.

También, entre los tenedores de estos bonos, hay muchos empleados y ex-empleados estatales a los que se adeudaba haberes, así como empresas proveedoras del estado (muchas PYMES).

Mentir sobre la inflación tiene muchas consecuencias. Al truchar el IPC (la inflación) a través de de inventar los resultados de la canasta básica y la canasta básica ampliada, no sólo se paga menos por los bonos indexados por CER, sino que se oculta la pobreza medida por umbral (la línea de pobreza) y se altera el PBI, ya que el deflector con el que se calcula el PBI incluye la inflación.

Además, no sólo truchan la inflación. Están dibujando también el EMAE (las estimaciones industriales y económicas) y no facilitan datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) desde el primer trimestre del 2007, por ejemplo. La EPH es lo que nuestros economistas e investigadores utilizar para determinar cosas como la desigualdad medida por Gini, la pobreza por necesidades básicas insatisfechas y no por umbral, etcétera. Evidentemente, no facilitan datos de la EPH porque, a través de ellos, es muy fácil comprobar que mienten sobre la inflación y la línea de pobreza.

Podés encontrar información en esta nota de La Nación:

http://www.lanacion.com.ar/
nota.asp?nota_id=992416

E información muchísimo más completa en este documento de la junta interna del INDEC (ATE-CTA), que salió hace un par de meses, titulado "Dos años de destrucción de las estadísticas públicas":

http://www.congresoatepba.org.ar/
IMG/doc/DOS_ANOS_DE_DESTRUCCION
_DE_LAS_ESTADISTICAS_PUBLICAS_11-2-09_Difus_.doc

Da escalofríos. Las estadísticas se convirtieron en la foto de un país virtual que nada tiene que ver con el real. De "mentira patriótica", nada. Mentira a secas.

Saludos,

Fernando A. Iglesias dijo...

Además, mentir sobre la inflación implica aumentar mentirosamente el PBI, y los que tienen bonos por PBI cobran más (pero me había prometido no participar... chau!)
F

Fedef dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fedef dijo...

Gracias por la informacion tristes!! es increible como el 99,9% de estas cosas se solucionan con instituciones formadas por gente "honestista".
Y ni me quiero imaginar como llegaron y en manos de quien estan esos bonos de los que habla fernando...

Tristes dijo...

De nada. La honestidad es imprescindible, tienes razón.

Sin estadísticas fiables, no es posible diseñar correctamente políticas públicas. ¿Se puede creer que alguien quiere eliminar la pobreza cuando lo que hace, literalmente, es borrarla del mapa a través de falsas estadísticas?

Lo de los bonos puede terminar como lo de Remes Lenicov, imagino, que organizó el endeudamiento en bonos de la provincia en Buenos Aires e la época de Duhalde. Un negocio para cuatro. Ahora está de embajador en Bruselas. Con Kirchner.

Imaginate el poder que te da simplemente saber, por ejemplo, que vas a cambiar unos bonos por otros, reestructurando deuda pública. Con la diferencia, se pueden hacer negocios multimillonarios. Asimetría de la información. Si vos controlas la información desde el gobierno, si no hay transparencia, puedes hacer lo que quieras. Ni siquiera es necesario quedarte con los bonos: basta estar en medio.

En Argentina, tanto el estado como el mercado parecen una caricatura de sí mismos. Tenemos serias "fallas de mercado" y problemas económicos estructurales, es cierto (el estado tiene entonces que regular correctamente el mercado e intervenir con fuertes políticas públicas) pero tenemos igualmente "fallas de gobierno" tan monumentales derivadas de la corrupción que sólo hacen que multiplicar exponencialmente las "fallas de mercado" y los problemas estructurales, y crean más fallas y problemas. El resultado de todo eso es que es imposible, las más de las veces, un debate serio sobre nada.

Aunque la honestidad sea imprescindible, de todos modos no alcanza para cambiar el país, en mi opinión. Se puede ser honesto en la vida privada o incluso pública, y creer que está bien que haya mucha desigualdad social, algo en lo que yo no creo, por ejemplo. Se puede ser honesto e incompetente, no saber lo suficiente como para hacer buenas políticas públicas. Y hasta se puede ser honesto y competente, y tener mala suerte. Hay que tener honestidad, tener una plataforma con un buen diseño de políticas públicas y personas preparadas.

Pero también es claro que, sin honestidad, no se va a ninguna parte. Es una condición de condiciones, prepolítica, para decirlo de algún modo.

Los que hablan de terminar con la pobreza o dicen que quieren una mejor distribución del ingreso, y luego justifican o pasan por alto prácticas y conductas corruptas y mafiosas en el estado, son cómplices de la pobreza o la injusta distribución del ingreso en el mejor de los casos, o manipuladores en el peor.

Entre otras cosas, porque hay una estrecha interrelación, como muestran muchos estudios, entre corrupción sistémica y pobreza.

Está bueno lo de Pensamiento sandía. Pensamiento crítico no parece haber mucho en nuestro país. Por ahora.

***

Buena la nota, Fernando. Pero Montenegro repite lo de la CTA cada vez que puede. Lo hizo el otro día en Tres poderes. Por otra parte, la propuesta de la CTA se quedó en el tiempo, la última actualización es del 2006: 130 pesos.

Hay una nota de Lo Vuolo donde explica exactamente la historia del ingreso ciudadano. La encontré el otro día. Supongo que la conocés mejor que yo, pero te la paso por si es de alguna utilidad:

http://www.ingresociudadano.org/
breve_hist.htm

maby dijo...

Fernando: es lamentable que se haya visto obligado a no realizar comentarios, ni interactuar con los que opinamos en este blog, hace mucho que participo en el y realmente al principio estaba bueno opinar y en algun caso intercambiar opiniones con Ud, creo que eso nos permitia sentir que teniamos contacto con la figura publica, era estar conectados de algun modo con aquellos que en definitiva son nuestros representantes.
Normalmente los actores politicos se alejan de la realidad y de sus representados, Ud nos habia brindado otra cosa. Para los que no tenemos oportunidad de mantener un contacto, ya que por lejania no es posible por ejemplo ir a la feriadel libro o en otras presentaciones, era importante mantener ese ida vuelta con Ud, logicamente respeto su decision, simplemente queria expresarme como siempre lo he hecho en este blog.
Mis respetuosos saludos.

Fernando A. Iglesias dijo...

Gracias Maby. Vamos amprobar de nuevo, a ver si logramos mantener un equilibrio y dejando que la polémica principal no pase por mí sino por ustdedes. Sigo el blog todos los días y todo lo que escriben es muy importante para mí.
saludos

maby dijo...

Gracias Fernando, es importante saberse respetado y considerado como ciudaddano; espero que los que participamos en este blog apreciemos este gesto y como decis aunque la polemica principal se centre en nosotros;no debemos olvidar hacerlo siempre dentro de un marco de respeto moral e intelectual.Hace tiempo nos brindaste un espacio de participacion y como todo debemos cuidarlo y respetarlo.
Saludos

Ana dijo...

Fermamdo acuerdo con Maby.
En el último plenario, le escuché decir a Prat Gay, lo importante que era para él escucharnos, y sentirse apoyado. Y lo cierto es que esto es un ida y vuelta, de otro modo la relación se deshumaniza, es como si le habláramos a un "agujero negro" como dijo Lilita.
Asi que celebro que te metas en el baile. Dale tomate unos mates con nosotros.
Fuera de broma, ¿sabés lo bueno que es para un militante hablar con ustedes que están informados, que nos pueden mostrar un camino hacia la mejor manera de llegar a otros ciudadanos? A veces es mucho más didáctica una charla que mil lecturas.
Chau.
Suerte.

Anónimo dijo...

Respecto del último cuadro tomás desde 1998. Por qué no armaste el cuadro en función de los datos del 2002, en el que la desocupación era del 50% y la pobreza del 59% a ver cuánto recuperó Kirchner desde ahí? Te recuerdo, por si te olvidaste, que miembros de los que ahora están en tu partido fueron los que terminaron por redondear los índices de pobreza y desocupación del 2002 que no incluís porque no te conviene. Tratá de no tomar a tus lectores por estúpidos.

Redacción Ciudad.WIKI dijo...

Estimado Anónimo: te recuerdo que en 2002 gobernaba Duhalde, no Kircher (¿o será lo mismo?).

Por otra parte, se toman esas fechas porque ambas coinciden en la cúspide de un ciclo de crecimiento (visto de otra manera, el inicio del camino de bajada).

Ahhh!!! Y acordáte también de todos los que estuvieron en el gobierno de la Alianza y ahora están con Kirchner (Chacho Álvarez, Diana Conti, etc.)

Fernando A. Iglesias dijo...

Duhalde, Duhalde... Me suena. ¿No era un aliado de ustedes al que le deben nada menos que una presidencia, don Anónimo? (a propósito, ¿anónimo es su nombre o su apellido?)
Parecen cierto Turco comparando todo desde la crisis anterior. El PJ o el caos! Igualito-igualito.
Los baches se comparan con los baches y los picos con los picos, muchachos. Y dejen de mentir, que el país incendiado lo recibió Duhalde y no ustedes, y era el mismo Duhalde el que le había prendido fuego en diciembre de 2001 con tal de subir al poder.

KIRCHNERISTA DE PERÓN dijo...

Gobernaba Duhalde en el 2002, si, es cierto. Si, Duhalde apagó el fuego, también es cierto. Y? Que yo recuerde Kirchner empezó a gobernar en 2003, por lo que los datos de cómo fue evolucionando su gobierno deberían medirse desde ahí, no le parece? Mire, para la próxima ármese un cuadro con la cantidad de pobres, indigentes y desocupados que había en el 47, comparándolos con la actualidad, así puede hacer coincidir su discurso con los datos. Además, considere que puede hacer verle a sus votantes moralistas todos los males del peronismo de antes y de ahora. Eso sí, no mencione todo lo que pasó en el medio entre el 47 y la actualidad, porque no es el fin de su relato... vio que a algunos se los engaña con muy poco.